Ajedrez 960, una revolución hacia la imaginación

En los últimos meses, la variante del Ajedrez conocida como Fischer Random o Ajedrez 960 se ha vuelto un tema de conversación muy popular a causa del evento Freestyle Chess G.O.A.T. Challenge organizado por el mejor jugador del mundo, Magnus Carlsen. En este torneo, que se llevó a cabo en el mes de febrero en Luxemburgo, se enfrentaron ocho de los mejores jugadores del mundo en una épica disputa por un total de  200 mil dólares en premios. Entre los participantes que asistieron a este evento podrían destacarse jugadores ampliamente reconocidos como Fabiano Carauna, Ding Liren y Gukesh Dommaraju. Luego de un proceso de eliminación sencilla, Carlsen logró posicionarse en el primer lugar con lo que  se aseguró un premio de 60 mil dólares.

Para entender más a fondo las razones  por las cuales  este torneo ha causado tanto revuelo en el mundo del ajedrez, vale la pena entonces examinar  qué es el Fischer Random y los motivos que rodearon su creación. El Fischer Random o ajedrez 960 es entonces una variante  inventada y propuesta por el excampeón mundial de 1972 Bobby Fischer. En una de las últimas entrevistas que realizó antes de morir en el 2009, Fischer propuso esta modalidad de juego como una solución a lo que en su perspectiva era el mayor problema en el ajedrez de muy alto nivel competitivo; la prevalencia de la memorización sobre la imaginación.

Fisher en esta entrevista trajo a la mesa una de las discusiones más interesantes acerca de la naturaleza del juego y de cuáles son sus elementos más importantes. En ella, Fisher resaltaba como la preparación previa al juego y la memorización de la teoría de aperturas han arruinado totalmente el juego, ya que, en su opinión, se han vuelto los elementos centrales de este.

Para argumentar esta posición, señalaba cómo debido al desarrollo de la teoría las mejores líneas de juego eran una materia ampliamente conocida y estudiada. Fischer argumentaba que solo pueden empezar a descubrirse pequeñas mejoras o innovaciones a partir de la jugada 18 o 19. Dado esto, entonces lo que se plantea es que el conocimiento y memorización previo de estas líneas son factores mucho más importantes que la imaginación y la creatividad, lo cual volvía el juego sofocante y menos interesante.

Este problema que señalaba Fisher es uno que se presenta con mayor prominencia en los juegos de mayor nivel y  solo ha empeorado en los últimos años. Debido a las mejoras y los desarrollos  que se han presentado en los motores de ajedrez y su gran capacidad de cálculo, ha sido posible ampliar mucho más a fondo la teoría de aperturas.

La variante del ajedrez que propone Fisher como una solución a este problema se caracteriza entonces por introducir un importante elemento de aleatoriedad al juego, con lo que saca la teoría existente por la ventana, desechándola totalmente.

En el Fischer Random se emplean las mismas piezas y reglas que el ajedrez tradicional, pero cuenta con la importante diferencia de que las piezas mayores empiezan cada partida en un orden aleatorio diferente. Los únicos patrones del ajedrez tradicional que se respetan  en esta variante, son que cada jugador cuenta con un alfil de casillas blancas y uno de casillas negras y que el rey se encontrará siempre entre las dos torres con el propósito de poder enrocar de forma tanto larga como corta. Esta configuración aleatoria de las piezas mayores puede crear entonces un total de 960 posiciones iniciales diferentes, lo que también le aporta el nombre al juego.

                               Esta es una de las 960 posiciones para iniciar la partida.

Este cambio en la posición  inicial del juego lleva entonces a una renovación del juego ya que abre las puertas a un sin número de nuevas  posibilidades y posiciones nuevas. Además de esto, al eliminar la necesidad de la memorización de la teoría de aperturas, vuelve el juego mucho más fácil de aprender, ya que para jugarlo bastará con conocer el movimiento básico de las piezas. Puede decirse entonces que el objetivo principal del Fischer Random, Ajedrez 960, es llevar a cabo una revolución en contra de la memorización y en pro de la imaginación.

Mateo Salazar
Historiador Universidad de los Andes
Profesor de Ajedrez

No comments found.

Contacta con nosotros

Hemos preparado un pequeño formulario para entender mejor cómo te podemos ayudar. Rellena todos los campos y un asesor de Ajerez en el Aula se pondrá en contacto contigo lo antes posible. ¡Gracias!

Al hacer clic en Enviar, aceptas que tekman Education almacene y procese la información personal suministrada arriba para proporcionarte el contenido solicitado.